Un paraíso escondido a tan sólo dos horas y media de la ciudad de Quito, en donde se vive la pandemia de una forma diferente, y por un momento nos relajamos mientras recorremos senderos apacibles, donde es posible observar aves en donde sea que tu mirada se pose, se aprende de las tradiciones del lugar como el ordeño y hasta se disfruta del amanecer desde el lomo de un caballo, éste maravilloso lugar se llama San Francisco de Borja en la Provincia de Napo.

Producción de Queso, San Francisco de Borja, Provincia de Napo| ©Jacqueline Granda

El privilegio de vivir en Ecuador, el país de los cuatro mundos

Ecuador es conocido por una biodiversidad inmensa en todas y cada una de sus cuatro regiones, mismas que están separadas por distancias reducidas, especialmente en éstos tiempos en los que vivimos un aislamiento obligatorio, es importante organizar un tiempo de relax con las medidas de bioseguridad necesarias con la mayor optimización del tiempo.

Los destinos o los lugares más buscados son los espacios abiertos y un viaje de experiencia hacen que planifiquemos una escapada de fin de semana sea ideal para compartir con la familia y por un momento disfrutemos de la alegría de vivir.

Si eres una persona que vive o se encuentra en Quito o en sus alrededores, debes saber tu ubicación es estratégica, pues si viajas cerca podrías disfrutar de un paisaje único entre el frío y las montañas de la Serranía empezando a una altura de 2850 msnm después disfrutarás el contraste de atravesar los páramos del Antisana alcanzando una altura aproximada 3300 msnm en carretera, hasta llegar a la región oriental con un clima tropical desde el inicio y un tapiz natural siempre verde a los 1489 msnm, todos éstos cambios de paisaje, de flora, de fauna y de temperatura serán disfrutables en tu travesía y si tienes mucha suerte podrías avistar osos de anteojos a tu paso por Papallacta hasta que finalmente llegarás a San Francisco de Borja, en la Provincia de Napo.

San Francisco de Borja, Provincia de Napo| ©Jacqueline Granda

Una experiencia increíblemente genuina de principio a fin

La Parroquia de San Francisco de Borja es el lugar ideal para los que buscan tranquilidad y seguridad durante el año, especialmente en tiempos de pandemia, pues aunque es un paraíso escondido no es muy conocido ni visitado, y eso lo hace más atractivo y hasta cierto punto casi exclusivo.

Toda ésta experiencia se desarrolla en el Cantón Quijos, que cuenta con la suerte y privilegio de estar en medio de tres Reservas Naturales Protegidas: El Parque Nacional Cayambe-Coca, la Reserva Ecológica Antisana y la Reserva de Biósfera Sumaco (Declarada por la Unesco en el 2000), este es un valle rodeado por montañas, bosques y cascadas con un dato interesante, es poseedor del Río Quijos que fue sede del Campeonato Mundial de Rafting en el 2005, en una competencia catalogada como deporte de aventura en uno de los Ríos más apropiados para su práctica y un paisaje inolvidable para sus participantes.

Un paraíso para deportes de aventura, así como para amantes de la naturaleza, de la tranquilidad, fanáticos del avistamiento de aves y perfecto para los exploradores que buscan experiencias poco conocidas.

Cascada, Provincia de Napo| ©Jacqueline Granda

Disfrute total en la travesía de la Serranía a la Amazonía

Desde que empiezas éste viaje es inevitable parar para tomar fotos de un paisaje único a veces con neblina y a veces totalmente despejado, pero una vez que llegas al destino sentirás el cambio de región desde la Serranía a la Amazonía y al llegar serán las cascadas las que nos dan la bienvenida, después en una caminata de dos horas entre ida y vuelta sabrás la aventura ha empezado y renovarás tu energía con agua abundante de cascadas majestuosas, te sorprenderás al descubrir aves coloridas y sonoras que sobresalen de los árboles frondosos que conforman el bosque siempre verde húmedo.

Aunque no seas especialista en aves, no tienes de qué preocuparte, sólo con verlas te dará curiosidad saber su nombre, y con paciencia y suerte podrías encontrar al Gallito de la Peña, al Pájaro Carpintero, o al Pastorero pechirojo entre muchas otras especies de aves.

Pastorero pechirojo/Red breasted Black bird, Provincia de Napo| ©Jacqueline Granda

La experiencia ganadera y la degustación del queso

Los ganaderos productores de leche de la parroquia más pequeña del Ecuador, Sumaco, están felices de compartir con los visitantes todos sus saberes y tradiciones y una de ellas es el ordeño, en especial si has vivido tu infancia en el campo y añoras esos días, o si has vivido en la ciudad y no lo has realizado antes, esta es la oportunidad de aprender con los más experimentados, pues los finqueros de la zona realizan esta jornada durante todo el año para la obtención de leche como materia prima y posterior elaboración de quesos y yogur para disfrute de desayunos campestres del lugar así como el que podrá disfrutar al finalizar ésta actividad como premio por haber participado en ésta actividad en la que demostrará sus destrezas para ordeñar.

La Parroquia San Francisco de Borja provee de leche a pequeñas y medianas empresas productoras de quesos locales y también de recetas tradicionales como es el caso del queso holandés, que además de ser exótico en tierras ecuatorianas es muy solicitado en la ciudad de Quito por su receta y sabor original.

La elaboración del queso es un proceso minucioso e interesante para el productor y para los que visitan esta planta productora, en donde también degustarán los resultados de este conocimiento transformado en queso, además es importante saber que este maravilloso producto ocurre de la mano de un ciudadano holandés radicado en Ecuador y de un productor local de San Francisco de Borja que unieron fuerzas y conocimientos para crear lo que han denominado Monarkaas, «Tradición holandesa, hecha en Ecuador».

Ordeño, Sumaco, San Francisco de Borja, Provincia de Napo | ©Jacqueline Granda

El amanecer desde el lomo de un caballo

Despertar con el canto de las aves es una experiencia incomparable y hacerlo sabiendo que verás el amanecer desde el Cerro más alto del lugar «El Panecillo» en el lomo de un caballo lo hace más interesante aún.

La conexión entre el arriero y su mula va más allá de 100 años atrás a causa de la comercialización de productos entre las dos regiones: la Sierra y la Amazonía, consecuentemente es fácil entender y admirar el legado histórico de este poblado con trascendencia histórica y cultural para todos sus moradores y entidades gubernamentales, en efecto se le otorgó el reconocimiento como Patrimonio Cultural del Ecuador al «Camino del Arriero» en el 2018, siendo el primero en recibir este reconocimiento en la categoría como Itinerario Cultural.

Cabalgata al amanecer con Germánico a la cabeza

Germánico, nuestro guía vaquero está listo desde antes del amanecer y sus caballos también, aún no canta el gallo para decir que el día empieza y todo está listo para emprender la cabalgata todavía en la oscuridad que se alista a recibir al sol, después de una presentación formal entre el vaquero y los invitados que montarán a sus ejemplares equinos, empareja a cada caballo con su jinete de acuerdo a las personalidades de ambos, explica de forma clara la conducción del animal con las palabras claves de mando y después de una práctica de familiarización se emprende el ascenso a las 05:30 de la mañana.

Mientras se cabalga hacia la parte más alta del Cerro «El Panecillo» el sol empieza a mostrar sus primeros rayos, al igual que las señales de las diminutas especies del campo que saben que el día empieza y uno se siente como si fuese un verdadero vaquero pues en menos de treinta minutos estamos ya en la cima para divisar a San Francisco de Borja en todo su esplendor y admirar un paisaje digno de una postal, colores lilas, rosas, azules se van tornando reales conforme aparece el sol, tan bello es el paisaje que incluso el Volcán Sangay nos dice con una fumarola que también está presente.

Amanecer desde el Lomo de un Caballo, San Francisco de Borja, Provincia de Napo| ©Jacqueline Granda

Serenata sorpresa

Ahora que disfrutamos del amanecer desde el lomo de un caballo podríamos pensar que hemos vivido una  experiencia completa, pues no! justo en éste momento es cuando Germánico, el vaquero que lidera la travesía nos sorprende con una gran voz e interpretación apasionada que con un fondo musical ranchero al estilo mero mero macho nos deleita con relatos cantados de historias de su localidad.

Ahora sí, podemos decir que nuestra experiencia fue completa y quisiéramos calentarnos más con éste sol que abriga el alma, es momento de empezar el descenso con la satisfacción de haber conocido un poquito más de éste paraíso escondido, San Francisco de Borja.

Germánico Vinueza, El Vaquero, San Francisco de Borja, Provincia de Napo| ©Jacqueline Granda

Para tomar en cuenta

San Francisco de Borja está ubicada a dos horas y media de la ciudad de Quito y a treinta minutos de las aguas termales de Papallacta.

Si estás en Baeza llegarás en menos de diez minutos y desde Tena hay una hora y media de camino.

Su clima es tropical y a diferencia de otros lugares de la Amazonía, no es muy húmedo y como saben siempre debemos prepararnos para la lluvia.

Se recomienda llegar a San Francisco de Borja alrededor de las 15:00, y disponer de un fin de semana que empiece el viernes.

Este es uno de los destinos que sorprenderá a cualquiera, cuentan con protocolos de bioseguridad para hacer frente a la pandemia y por supuesto con la calidez que te hará sentir bienvenido o bienvenida.

Cascada,San Francisco de Borja, Provincia de Napo| ©Jacqueline Granda

¿Te gusta leer artículos de Jacqueline Granda? ¡Ayúdanos a pagarle por su trabajo con tu donación a nombre de ella en nuestro Fondo de Autores Ecuatorianos!

$

Esta publicación está disponible en: English